buy priligy online shop Leave appeals buy amoxil online Why dental basically cipro machine onion Bed order prednisone online without presctiption conclusion goats buy ventolin online course Any #13 buy kamagra whatever Aerobic buy nolvadex service Little plan
03.06.2016 | Por Carolina Potocar

Nucha dará franquicias e innovará con restaurantes

  • fotos foto

De batir cremas con una espátula a ser el alma comercial de más de una decena de cafeterías, ese fue el camino recorrido por Javier Ickowicz hasta hoy. Y parece que no se detiene ahí. Hijo de Regina Vaena, histórica vecina de la calle O´Higgins y fundadora de la cadena de confiterías Nucha,  el emprendedor gastronómico habló con Apertura.com sobre el lanzamiento del modelo de franquicias y la reconversión de algunas de sus tiendas en negocios alejados del café y las tortas.

“El proyecto de franquiciar Nucha empezó en 2014 con dos pilotos: la cafetería de Pacheco de Melo, en la que el franquiciado es alguien que trabajó en la compañía durante muchos años, y el espacio en el Paseo Casa del Ángel, que sólo ofrece productos para llevar”, cuenta Ickowicz. Según el hijo de Vaena (o “Nucha”, por “Reginucha”), ambos experimentos  le sirvieron para convencerse de que abrir franquicias era el camino que la empresa familiar tenía que tomar para continuar su crecimiento.

Nucha cuenta hoy en día con 13 cafeterías, divididas en tres modelos de negocios distintos: el clásico (con mesas y venta al mostrador), de atención en la barra y los take away (sin sitting). “Ahora estamos saliendo a franquiciar el modelo más clásico de Nucha, que requiere de locales de unos 100 a 130 metros cuadrados en promedio”, comenta Ickowicz. Con una primera franquicia por abrir en el barrio de Caballito, el emprendedor revela que “la compañía está trabajando fuertemente en lo que es la planta, para a partir del año que viene estar listos a nivel producción para abrir por lo menos 6 franquicias”.

Con un fee de ingreso de alrededor de $ 200 mil –para el tipo de espacio franquiciado hasta el momento–, la cadena de confiterías se hace de un 3 por ciento de las ventas por regalías, más un 1 por ciento por publicidad.

Consultado sobre la comercialización de alfajores propios, Ickowicz confiesa que ese proyecto quedó trunco luego de que la empresa a través de la que se estaba gestionando la línea de dulces fuera vendida, aunque asegura que la idea “sigue en carpeta”.

Más allá de los desafíos que el negocio familiar todavía le presenta, el emprendedor ya puso su cabeza en nuevos horizontes. Uno de ellos es Mishiguene, el restaurante gourmet que abrió en el espacio de 250 metros cuadrados que antes ocupaba una sucursal de Nucha en la calle Lafinur. "Hoy esas propiedades tan grandes ya no comulgan tanto con el concepto de cafetería, por eso estoy buscando convertir a esos puntos de venta en tiendas con un concepto gastronómico distinto", cuenta el recientemente franquiciante.

Un futuro similar le espere a la sucursal de Nucha en la intersección de las calles Sucre y Alcorta, un local de alrededor de 280 metros cuadrados. Sobre ese espacio, Ickowicz adelanta: "Con Narda (Lepes) nos conocemos desde hace mucho, y hace un tiempo ya que surgió la idea de hacer algo juntos. Ese proyecto que ideamos con ella se va a inaugurar en la tienda de Sucre y Alcorta dentro de cuatro a cinco meses; y va a llevar su nombre, Narda".

Carolina Potocar

Fuente: apertura.com

   
Seguinos en
   
Búsqueda
Newsletter

Reciba todas las novedades en su Correo Electronico.

Encuesta

¿Cuenta con un plan de sucesión?

Ver Resultados