buy priligy online shop Leave appeals buy amoxil online Why dental basically cipro machine onion Bed order prednisone online without presctiption conclusion goats buy ventolin online course Any #13 buy kamagra whatever Aerobic buy nolvadex service Little plan
07.02.2011 | Por Ernesto G. Niethardt

El proceso de sucesión en la Empresa Familiar

  • fotos foto

La sucesión en la empresa familiar es un proceso complejo que requiere planificación. En este proceso, el período de transición comienza cuando se decide incorporar a los integrantes de la próxima generación a la empresa, y termina cuando los mayores traspasan en control de la propiedad y se retiran. Se ha señalado que al menos existen dos factores que tienden a dificultar la implantación de procesos formales de sucesión: a) El hecho de que la mayoría de las empresas familiares son Pymes, siendo que este tipo de empresa se caracteriza por no estar muy habituada a la planificación estratégica. b) La planificación de la sucesión requiere un importante esfuerzo de los miembros de la familia para abordar cuestiones de índole afectiva, psicológica y patrimonial, que las familias habitualmente prefieren no afrontar para evitar los conflictos que pudieran alterar la armonía familiar. Las estadísticas de empresas familiares señalan que cuando hay cambio generacional es cuando empiezan los problemas. El fundador o los líderes de cada generación, según el caso, deben involucrarse para evitar que este tipo de problemas se produzcan.
Los trabajos de investigación indican que en la mayoría de los países, tan solo entre un 10 y un 15% de las empresas familiares planifican la sucesión. En los Estados Unidos de Norteamérica hace diez años sólo el 25% de las empresas planificaba la sucesión y hoy lo hacen más del 60% de las empresas familiares norteamericanas. En su mayoría se trata de empresas medianas; pero estas empresas que planifican la sucesión, son las que superan con éxito el cambio generacional.
Para que haya continuidad en una empresa familiar, debe conseguirse que el proceso de sucesión sea exitoso a través de las sucesivas generaciones de la familia.
La sucesión con el tiempo es inevitable y la planificación es necesaria e imprescindible para reducir sus riesgos. Por eso se dice que la sucesión es el más grande y último reto que debe enfrentar un empresario familiar
Para preparar un plan de sucesión, previamente hay que tener un diagnóstico de la situación de la familia, la empresa y la propiedad. Una vez conocida y analizadas esas situaciones, recién entonces se podrá comenzar a trabajar en la planificación de la sucesión.
Conviene comenzar analizando cómo esta estructurado actualmente el gobierno y la propiedad, y cómo se prevé que va a ser dirigida la empresa en la próxima generación.  También habrá con considerar cuáles son las edades de todos los miembros de la familia, ya que la consideración de estos dos aspectos condiciona mucho el proceso de sucesión.
Las causas disparadoras del proceso de sucesión son el sueño compartido y el reloj biológico de la familia.
La visión de futuro es uno de los motores del proceso de sucesión. Esta visión, también llamada el sueño compartido, genera el sentimiento y la energía que toda familia necesita para poder realizar el trabajo de planificar la sucesión.
Todo plan requiere una visión de futuro. En una empresa familiar, esa visión de futuro sólo se puede construir si se consideran, no sólo los sueños y aspiraciones de quienes actualmente encabezan la familia, sino también los de aquellos que controlarán la empresa en la próxima generación.
La sucesión es un proceso que tiene como objetivo el sueño compartido de la familia. Por ello, para tener éxito, la familia debe tener claro ese objetivo y lo que debe hacer para llegar a él.
La sucesión también está motorizada por un reloj biológico. Las edades de los fundadores o directivos mayores y  la de sus sucesores, determina el momento apropiado para la transferencia. Las edades relativas de los participantes también afecta lo que las familias pueden lograr en cada etapa del proceso de sucesión. Para apreciar la influencia de la edad en la sucesión, se requiere comprender la psicología del desarrollo humano. Así, conociendo las edades de los miembros de una empresa familiar, de alguna manera se pueden predecir los conflictos sucesorios que se pueden presentar en un momento determinado.
La sucesión no se limita entonces a la evolución de los sistemas y estructuras de la empresa; también tiene que ver con el proceso de cambio continuo que afecta la vida de las personas, su desarrollo y maduración a medida que transcurren sus vidas.

   
Seguinos en
   
Búsqueda
Newsletter

Reciba todas las novedades en su Correo Electronico.

Encuesta

¿Cuenta con un plan de sucesión?

Ver Resultados