buy priligy online shop Leave appeals buy amoxil online Why dental basically cipro machine onion Bed order prednisone online without presctiption conclusion goats buy ventolin online course Any #13 buy kamagra whatever Aerobic buy nolvadex service Little plan
14.08.2010 | Por Ernesto G. Niethardt

El nepotismo en la empresa familiar

  • fotos foto

Se ha sostenido muchas veces que una de las causas que originan la desaparición de las empresas familiares es el nepotismo que se da en ellas. El nepotismo en la empresa familiar se da en la elección de familiares como colaboradores y sucesores. ¿En qué consiste este nepotismo? En priorizar la calidad de familiar frente a otras condiciones o aptitudes para cubrir un cargo o función dentro de la empresa. El nepotismo ha sido visto como una práctica negativa dentro de las empresas familiares debido al no poco frecuente caso de elecciones de sucesores que no contaban con la preparación ni las condiciones como para hacerse cargo de la dirección de la empresa que heredaron. Sin embargo, el nepotismo por definición, no es bueno ni malo. La clave de esta distinción positiva o negativa está en el uso que se le da a esa ventaja familiar. Cuando el familiar falla en aprovechar esas ventajas por falta de esfuerzo y capacidad, se lo llama nepotismo y se lo condena duramente, en cambio cuando el nepotismo funciona, se lo llama tradición familiar.

Conviene diferenciar lo que podría denominarse el viejo nepotismo, que se caracterizaba por la existencia de un patriarca que gobernaba la familia con mano dura, decidiendo lo que debían estudiar sus hijos, en que debían trabajar e incluso hasta con quien se debían casar; frente al nuevo nepotismo que se ve en estos tiempos, en el que además de los lazos de sangre, se tiene en cuenta los méritos, es mucho más voluntario y esta más bien motivado por los hijos.

El nuevo nepotismo opera de abajo hacia arriba, es voluntario, no coercitivo, nace de las motivaciones de los hijos y no solo del interés de los padres, tiende a parecer algo más natural y no algo planeado. Actualmente en la mayoría de los casos los padres no se ponen como ejemplos para sus hijos, sino más bien, son los propios hijos quienes eligen seguir los pasos de sus padres. Sin ser el nepotismo clásico, el nuevo nepotismo merece ser llamado así porque supone explotar el nombre, las relaciones y la riqueza familiar. El nuevo nepotismo se diferencia del viejo nepotismo, porque combina el privilegio del nacimiento con la regla del mérito, haciéndose más aceptable su aplicación. Sin embargo quienes eligen incorporarse a la empresa familiar también saben que para ganarse ese mérito, deberán probarse a sí mismos trabajando el doble y más duro que cualquier otra persona en la empresa.
Según Adam Bellow existen tres simples reglas para asegurar que en la empresa familiar prevalezca el buen nepotismo sobre el malo: No me avergüences. No te avergüences. Y pasa esta regla a la siguiente generación. Estas son las reglas no escritas sobre el nepotismo que han guiado a las empresas familiares exitosas que lograron sobrevivir varias generaciones.

El nepotismo es una ventaja competitiva porque a medida que los hijos van creciendo pueden ir aprendiendo cosas sobre la empresa que no se pueden aprender en la universidad ni en una escuela de negocios. Por eso el profesor Ward sostiene que una de las ventajas competitivas de las empresas familiares es el nepotismo. Cuando una persona crece en el ámbito de una empresa familiar, se desarrolla el denominado conocimiento idiosincrásico, que es un conocimiento especial sobre la perspectiva de la empresa, sobre la forma de asumir los riesgos, sobre la historia y la memoria de la empresa. El conocimiento idiosincrásico es ese conocimiento especial que existe en las organizaciones, que les permite hacer las cosas mejor que sus competidores. Quienes crecen en el ambiente de una familia empresaria aprenden sobre la importancia de las relaciones, los valores de la familia y la ética del trabajo. Se aprenden las ventajas de tener una perspectiva a largo plazo, donde se ejercitan las virtudes de la paciencia y la perseverancia. Se descubre el cariño y la pasión que vive la familia por la empresa. Ya sea porque lo haya vivido o que se lo hayan contado mientras crecía, se adquiere una memoria especial, una perspectiva y un espíritu especial respecto de las personas y del sistema de valores de la empresa familiar. Pero para que el nepotismo sea positivo no sólo hay que saber que el recibir la herencia de la empresa familiar es un privilegio, sino también que será juzgado por la regla que dice: “mucho se espera, de quien mucho ha recibido”.

   
Seguinos en
   
Búsqueda
Newsletter

Reciba todas las novedades en su Correo Electronico.

Encuesta

¿Cuenta con un plan de sucesión?

Ver Resultados